Charla «La comunicación con los hijos»

¿Has sentido alguna vez que te cuesta comunicarte con tus hijos?. ¿Parece que habléis idiomas diferentes?. El mundo emocional de los niños es tan complejo como el de los adultos y eso dificulta el entendimiento mutuo.

En esta charla hablaremos del arte de la comunicación.  Ofreceremos algunos consejos y revisaremos los obstáculos más frecuentes que encontramos en las relaciones entre padres e hijos.

Te esperamos el miércoles 4 de Julio!!!

WhatsApp Image 2018-06-27 at 20.09.02

Cómo afecta el parto a la lactancia materna

El parto es un proceso fisiológico natural con el que las mujeres terminan su embarazo. Se trata nada menos de la llegada al mundo de una nueva vida.

No es un acto quirúrgico, sino un hecho trascendental en la vida de las familias que debería tratarse con todo el respeto y dignidad que se merece.

Lo ideal es que su inicio sea espontáneo, se desarrolle y termine sin complicaciones, culminando con el nacimiento y no implicando más intervención que el apoyo integral y respetuoso del mismo.

3467632119_d400447422_o-1024x683

En España, todavía hay muchos hospitales, donde el modelo más común de parto es el que se conoce como “parto medicalizado y dirigido” aunque poco a poco se van implementando otros modelos más respetuosos con la evolución natural del parto.

El parto medicalizado implica intervenciones y manipulaciones que pueden provocar efectos colaterales para la madre y el bebé y pueden entorpecer la lactancia materna.

Por ejemplo, la anestesia epidural, este tipo de anestesia implica  la necesidad de realizar otras intervenciones como son la administración de suero intravenoso para evitar que la tensión arterial de la madre baje demasiado. Está comprobado que las ingurgitaciones más importantes suelen suceder en mujeres que han recibido suero intravenoso o epidural en su parto, por la retención de líquidos.

La inmovilidad de la madre con epidural, hace que haya más partos instrumentados por bebés que no logran descender adecuadamente por el canal y mamás que no pueden realizar los pujos con la misma fuerza y energía que sino tuviesen la epidural. En los partos instrumentados suelen realizarse episiotomía, provocando que la mujer tenga más dolor y molestias al sentarse, que afectarán a la hora de dar de mamar.

Además los partos instrumentados pueden afectar nivel emocional, generalmente son procesos traumáticos tanto para la madre como para el bebé y  hace más difícil la creación del vínculo materno-filial. La confianza y la autoestima de la mujer pueden quedar dañados. Estas mujeres pueden tener la sensación de haber fallado, de no haber sido capaces de parir.

Uno de los efectos secundarios de la anestesia epidural, es la disminución o anulación de las contracciones uterinas del parto. Para contrarrestar esto se administra a la embarazada oxitocina intravenosa que puede provocar sufrimiento fetal o bebés más cansados, que nacen con menos instinto de succión. Retrasándose así la primera toma. 

La cesárea puede provocar dolor en la madre e impedir que pueda moverse libremente y amamantar con comodidad. La evidencia científica demuestra que la episiotomía sólo es necesaria en contadas ocasiones.

La cesárea en sí misma no retarda la subida de leche ni disminuye la capacidad para lactar. La causa del posible retraso, es debida a rutinas hospitalarias, como el mayor tiempo de separación madre-bebé o el menos número de tomas debido al dolor que sufre la madre. La recomendación sigue siendo poner al bebé al pecho durante la primera hora de vida, siempre que la situación clínica del bebé y de la madre sea estable.

Hay múltiples estudios que demuestran que el uso de antibióticos durante el parto puede alterar el equilibrio de la flora bacteriana y provoca un aumento de las mastitis.

Pero las intervenciones médicas no afectan sólo a la madre, también tienen sus efectos sobre el bebé. En el año 2006 un estudio demostró que el uso de anestesia epidural en el parto puede influir el la capacidad del recién nacido para mamar, pudiendo producir una succión caótica. Es más frecuente que los niños nacidos en partos con anestesia epidural tengan más problemas de agarre al pecho materno.

La oxitocina, acelera la frecuencia y la intensidad de las contracciones y puede provocar que el bebé nazca más estresado, cansado e irritable, con poca predisposición a mamar.

A modo de resumen podemos decir que cuanto más fisiológico sea el parto, y menos ayuda medicalizada haga falta, más fácil y satisfactoria será el inicio de la lactancia materna.

 

Programa VITAE

Hace unos meses el Programa VITAE vio la luz y poco a poco vamos consiguiendo que hayan más actividades. Cada vez son más las familias que nosotros acompañan y comparten estos momentos tan maravillosos que se viven con la llegada de un bebé.WhatsApp Image 2017-10-25 at 13.37.47

Estas son las actividades para el mes de Noviembre del Programa VITAE. Todas ellas tienen lugar en Riba-roja del Túria. Muy cerquita de Valencia.

 

 

Taller : Elige tu destino

publicidad-taller-elige-tu-destino

El día 21 estaremos en Riba-Roja de Túria impartiendo un taller de autoconocimiento y desarrollo personal. Si deseas inscribirte llama al Centro de Información Juvenil. El número de teléfono es 962770665.

Recuerda el taller será en el Salón de Actos del Centro Social, calle Miguel de Cervantes, s/n.

«No esperes que los demás te digan como eres, averígualo tú» Juan Trigo.

Tintes capilares durante el embarazo y puerperio

tinte_en_casa

Los tintes para el cabello son el producto de cosmética capilar más usado en todo el mundo, ya sea para esconder las canas o cambiar el look.
Durante el embarazo y la lactancia  encontrarás personas que te recomiendan no tintarte, otros te dirán que mejor evitarlo las primeras 12 semanas y otros que no pasa nada. ¿Quién está más acertado?

Cuando hablamos de los peligros de los tintes nos enfocamos en 2 temas completamente diferentes. Por un lado está el riesgo de alergia y por otro, la posibilidad de afectar al feto o bebé.

Las mujeres embarazadas o lactantes tienen las mismas probabilidad de desarrollar una alergia que el resto de la población. Aunque los tintes permanentes contienen sustancias capaces de irritar el cuero cabelludo, su  absorción cutánea es escasa, si la piel está intacta.

No obstante, hay que tener en cuenta que la progesterona que produce la placenta durante el embarazo debilita el cabello y facilita su caída. Además puede afectar a las características normales del cabello haciendo que este reaccione de modo distinto e impredecible a la coloración habitual. Si te tiñes el cabello muy a menudo el proceso se puede acelerar. En el embarazo los especialistas recomiendan aplicarse el tratamiento de 3 a 4 veces.

La debilidad y caída capilar empeora durante el puerperio y la lactancia, ya que  aumenta por la falta de estrógenos.

Los productos utilizados como tintes permanentes, en la actualidad, son mucho menos tóxicos y están muy controlados según la Directiva sobre cosméticos de la Unión Europea. El principal responsable de las reacciones alérgicas es el colorante derivado de la parafenilendiamina (PPD), sustancia prohibida en Francia, Suecia y Alemania, pero no en España. No obstante, la legislación europea es muy estricta respecto a las concentraciones máximas de PPD en tintes capilares.

Por otro lado, tenemos el miedo a que los tintes puedan producir malformaciones en el feto o pérdidas de embarazo. Los datos que se barajan actualmente sobre los productos químicos que incluyen los tintes permanentes y semi-permanentes indican que es seguro colorear el cabello durante el embarazo.

En 2010 se hizo un estudio con ratas, donde se les expuso a dosis 100 veces más elevadas que lo que habitualmente se utiliza en una aplicación humana. No se observaron cambios significativos en el desarrollo fetal.

Durante la lactancia materna, la información disponible es muy limitada, pero se cree muy poco probable que una cantidad significativa de producto químico pase a la leche materna.

Ahora ya sabes un poco más sobre los tintes capilares y tú decides que hacer.

Taller de porteo

20161019_114528

Esta semana hemos tenido la suerte de poder disfrutar de un taller de porteo, impartido por Silvia Guerrero, doula, asesora de lactancia, instructora de porteo y dueña de  Albabia.    La ponente nos explicó los beneficios asociados a portear a los bebés. Los seres humanos, nacemos mucho más inmaduros que las crías de otras especies. Necesitamos ser porteados durante nuestros primeros años de vida, hasta que conseguimos desplazarnos por nuestros propios medios.

Llevar al bebé en brazos o porteado imita el ambiente del útero y crea un entorno familiar y de protección. El bebé se siente seguro y está más tranquilo. Los estudios demuestran que los niños que son porteados lloran menos.

En el taller aprendimos las características de los portabebés ergonómicos. Os resumo las 5 condiciones básicas que  deben cumplir:

  • Que el bebé tenga la columna en forma de C cara hacia el adulto, de forma que el peso recae sobre las nalgas, el bebé ha de ir sentado, no colgado.
  • Que las piernas vayan separadas permitiendo que el fémur encaje en la cadera y el nivel de las rodillas vaya por encima de las nalgas, formando un ángulo de 90º. Tienen que dibujar una M visto de frente. Lo que llamamos “posición de ranita”.
  • La tela de las piernas debe ir de corva a corva (por debajo de las rodillas).
  • El bebé ha de ir pegado a la persona que lo lleva y sujeción máxima del portabebé para obtener la mayor superficie de contacto bebé-portador y conseguir el mayor sostén para ambos.
  • La postura más recomendable es que el bebé mire hacia el cuidador. Si lo colocamos hacia afuera su espalda se curva al contrario de su fisiología y  el peso del bebé recae sobre sus genitales. Además pierde la conexión con su portador y tiene demasiados estímulos sensoriales.

portabebes-ergonomicos-jpg

 

Toxoplasmosis: El parásito de la personalidad

21

 

Hasta hace poco se creía que la toxoplasmosis era una enfermedad infecciosa que en la mayoría de los casos pasaba desapercibida y no afectaba posteriormente. Se pensaba que sólo si te contagiabas en el embarazo sus consecuencias podían ser graves.

¿Por qué se creía esto?

La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa, causada por un parásito, el Toxoplasma gondii. Este parásito sólo puede reproducirse en los intestinos de los gatos. En las personas adultas sanas suele pasar desapercibida.

Sin embargo, en las mujeres embarazadas la infección por toxoplasmosis puede resultar dramática.

El riesgo de transmisión aumenta a medida que avanza la gestación. Mientras que los daños en el feto suelen ser más graves al comienzo de embarazo.

¿Qué dicen los últimos estudios?

Recientes investigaciones afirman que la infección no pasa sin dejar huella en todos nosotros. Tras la fase aguda de la infección, los toxoplasmas se quedan en “hibernación” y viajan a través del cuerpo para llegar al cerebro del anfitrión, provocando en éste cambios en su conducta. Esto provoca una disminución del miedo y de la ansiedad, una mayor impulsividad y un mayor riesgo de sufrir accidentes de tráfico. Consecuencia de la influencia que tiene el parásito sobre las sustancias químicas del cerebro.

¿Qué podemos hacer para evitar contagiarnos?

  • Evitar comer carne cruda o poco cocinada, a no ser que haya sido congelada a -20º durante un período de tiempo superior a 24 horas.
  • Lavarse las manos con agua y jabón después de manipular carne cruda. Limpiar los utensilios y superficies que se usen para preparar carne.
  • Lavar y pelar las frutas y verduras que se coman crudas.
  • Evitar el contacto con los excrementos de los gatos.
  • Usar siempre guantes de goma cuando se realicen labores de jardinería o similares.

¿Qué pasa con el jamón serrano?

Hoy en día muchas embarazadas reciben información contradictoria. El Ministerio de Sanidad sigue desaconsejando el consumo de embutidos y jamón serrano, a no ser que haya sido congelado previamente.

En 2012, el Centro Tecnológico Andaluz del Sector Cárnico (TEICA) publicó un informe donde se establece una correlación entre el tiempo de salado/curado, el contenido de sal del jamón y la viabilidad del Toxoplasma. La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) está pendiente de elaborar un nuevo protocolo sobre el consumo de jamón y alimentos curados en el embarazo.