Oxitocina vs Adrenalina

Cuenta una antigua leyenda: Una noche, un anciano indio Cherokee le contó a su nieto la historia de una batalla que tiene lugar en el interior de cada persona. Le dijo: “Dentro de cada uno de nosotros hay una dura batalla entre dos lobos. Uno de ellos es un lobo malvado, violento, lleno de ira y agresividad. El otro es todo bondad, amor, alegría y compasión”. El nieto se quedó unos minutos pensando sobre lo que le había contado su abuelo y finalmente le preguntó: ”Dime abuelo, ¿cúal de los dos lobos ganará?” Y el anciano indio respondió: “Aquél al que tu alimentes”.

Al igual que el lobo blanco y el lobo negro que nos cuenta esta historia, son dos fuerzas opuestas dentro de cada uno de nosotros. Del mismo modo actúan la oxitocina y la adrenalina. Ambas son hormonas potentísimas en nuestro organismo, cuando aumenta una, la otra disminuye. 

La oxitocina conocida como la “Hormona del Amor”, es segregada por nuestro cerebro en aquellas situaciones que nos generan bienestar, como puede ser una comida agradable con una buena compañía, recibir un masaje, estar en contacto con la naturaleza. Los picos más altos de esta hormona se producen durante el orgasmo, el parto y la lactancia. Las investigaciones han puesto de manifiesto que, a más momentos placenteros en tu vida, más receptores de oxitocina creas. 

La adrenalina es llamada la “hormona de la activación”, se libera en nuestro cuerpo ante situaciones de peligro, de estrés, de miedo. Nos pone en tensión, nos prepara para actuar rápidamente, poniendo todos nuestros músculos en alerta dispuestos a luchar o salir corriendo. 

Durante el proceso de dar a luz, si la mujer siente miedo o se siente en peligro, sus glándulas suprarrenales comenzarán a liberar grandes cantidades de adrenalina. Esto provocará que el útero esté en tensión y que los receptores uterinos sean ocupados por la adrenalina. 

Así como en la leyenda cherokee, aquí también hay una lucha, una batalla entre la oxitocina y la adrenalina, entre el sentimiento de amor y de miedo, entre la sensación de seguridad y de peligro. 

Prepararte física, psicológica y emocionalmente para el día del parto te ayudará a tener seguridad y confianza. Saber cuáles son las fases, qué puedes sentir en cada una de ellas, revisar tus creencias entorno al nacimiento, conectar con tu bebé, leer, acudir a charlas, buscar información veraz… todo ello hará que ese día te sientas más segura, más capaz y tus niveles de oxitocina ganarán a la adrenalina.Porque de ti depende, tanto el día del nacimiento de tu bebé, como el resto de los días de tu vida, ganará el que tú elijas alimentar

#partorespetado #matronaemocional #partoseguro #embarazo #preparacionpartoonline

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error

¿Te gusta este blog? Sígueme y comparte el sitio :)