La realidad del post-parto

mama-cansada-945x525

Con frecuencia las recién estrenadas mamás me preguntan porqué nuestra sociedad sólo ofrece la cara comercial y feliz de la maternidad y la crianza.

Tristemente esto suele ser lo habitual. No recuerdo que nadie durante mi embarazo me explicase la verdadera realidad de ser madre.   Siendo muy  importante saber que es un camino lleno de subidas y bajadas.

Nadie te explica que muchas mujeres nos sentimos solas al estrenar nuestra maternidad, porque vivimos en familias nucleares, a veces alejadas de nuestros padres y hermanos. Que  nuestras parejas disponen sólo de unos pocos días de paternidad antes de tener que volver al trabajo.

Así, a solas con nuestro bebé en casa, comienza una etapa intensa en que nuestras emociones parecen subidas a una montaña rusa. El modelo tradicional de madre implica una dedicación exclusiva con unas altas expectativas. Queremos hacer lo correcto en cada momento, pero no disponemos de quien nos guíe. Antiguamente las mujeres más mayores cuidaban de la parturienta durante la cuarentena. Esto permitía que la reciente mamá tuviese un tiempo de reposo y atención exclusiva para su hij@. Acompañada y asesorada por otras madres.

Hoy nuestra realidad es muy diferente. Por eso a veces crece en nosotras un pánico sordo cuando el bebé llora y tenemos la sensación de no ser capaces de calmarlo. Cuando los pechos duelen y tenemos ganas de llorar y llorar. Cuando nos sentimos irritadas, alteradas y nuestro bebé está nervioso. Cuando no encontramos el tiempo para vestirnos y salir a la calle se hace una hazaña imposible. Cuando los 5 minutos que duran la ducha son un lujo asiático. Cuando no sabemos a quien preguntar y cuando sin preguntar recibimos constantemente consejos y juicios. Cuando recibimos muchas visitas en casa y en cambio el sentimiento de soledad nos invade. Cuando la culpa y las dudas nos hacen suponer que no somos capaces de criar a nuestro bebé.

La mayoría de las mujeres no contamos con el apoyo y la tranquilidad que necesitamos durante el periodo de post-parto. La pareja es importantísima en esta etapa, pero no es suficiente.  Los dos estamos iniciándonos en la aventura de ser padres y tenemos nuestros respectivos miedos y temores.

Disponer de una persona que nos ofrezca sostén emocional, que nos cuide y nos guíe es importante para el bienestar de toda la familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.