Charla para elaborar el Plan de Parto

WhatsApp Image 2018-07-16 at 18.30.07

 

Estás embarazada? Quieres darle a tu bebé la mejor bienvenida posible? Tienes miedos qué te gustaría superar? Sientes que te han contado mucho sobre los partos, pero en vez de tranquilizarte toda esta información, te genera más dudas?

Recuerdo que durante mi embarazo, todas las mujeres querían contarme sus partos y eso me generaba más dudas y miedos. Como humanos, nuestro cerebro está diseñado para sobrevivir y por eso nos fijamos mucho más en las cosas negativas o peligrosas. No hagas mucho caso a esto, por que no es más que una teoría personal. Pero yo creo que si una mujer ha vivido un parto que considera difícil necesitará contarlo muchas veces. Mientras que las mujeres que han tenido un parto que ellas han vivenciado como fácil o sencillo, te lo relataran de un modo muy abreviado y no sentirán esa necesidad de contarlo una y otra vez.

En la primera visita tras el parto, cuándo le preguntas a una mujer que tuvo un «parto sencillo», qué tal le fue, lo resume en un «bien, fue muy bien». No entra en detalles, de si rompió la bolsa amniótica o comenzó con contracciones, el tipo de analgesia que utilizó, cuántas horas estuvo dilatando… Mientras que cuando consideramos que nuestro parto fue difícil, no escatimamos en detalles.

Lo curioso de todo esto, es que a lo largo de mi vida profesional he comprobado,  que no es tan importante como evolucione el parto, médicamente hablando; sino cómo lo vivimos. Si nos hemos sentido respetadas, escuchadas, informadas, si hemos  formado parte en la toma de decisiones… todo esto marca cómo experimentamos ese día y el recuerdo que queda de él. Por eso es tan importante estar bien informada. Además sólo  con una buena información, podemos ayudar  a nuestros hijos/as en ese momento tan decisivo de su vida, como es el día de su nacimiento.

Si te has visto reflejada en lo que he escrito o sientes que este tema es importante y deseas ser una parte activa el día de tu parto y del nacimiento de tu bebé, no puedes perderte la próxima  Charla sobre Plan de Parto en el Centro de Maternidad Albabia. Será en día 24 de Julio a las 17:30. Explicaremos, con información veraz y con evidencia científica, nuestros derechos, los diferentes protocolos  que tienen los hospitales,  las distintas alternativas. Además de hablar sobre nuestros miedos y preocupaciones.

 

¿Cómo el MÉTODO NACES puede disminuir el miedo al parto?

¿Tienes miedo al parto? Tranquila, no eres la única. Los expertos afirman que cerca del 14% de las mujeres sufren un miedo irracional al parto y su prevalencia está aumentando considerablemente desde el año 2000. No sabemos la estadística, pero por experiencia profesional y personal diría que la gran mayoría de las mujeres sentimos miedo en mayor o menor grado al hecho de tener que dar a luz.

Parir y nacer es un proceso fisiológico que viene haciéndose desde el inicio de la humanidad. Nuestros cuerpos de mujer están preparados para ello, pero por diferentes motivos, de los que hablaré otro día, hemos ido perdiendo en los últimos 40 años esa conexión y esa confianza en nosotras mismas.

Hay miedos para todos los gustos: miedo al dolor, a que sea un parto largo, a que el bebé tenga algún problema, a comportarse de «modo extraño», a no ser capaz, a una cesárea…

El Método NACES es una técnica de preparación al parto que ayuda a la mujer a vivir el nacimiento de su bebé como un acontecimiento positivo, con más calma y confianza.

Se basa en diferentes disciplinas como la  Programación neurolinguística, la hipnosis y la psicología-neuro-inmunología. A través de técnicas de carácter emocional y mental, se consigue que  la experiencia del nacimiento sea vivida desde la confianza y no desde el miedo. Se aplica en muchos países desde hace más de 25 años, con el nombre de Hipnoparto o Hipnonacimiento, aunque en España es bastante reciente.

WhatsApp Image 2018-07-06 at 21.09.13

El objetivo es reducir el miedo al parto y así romper el círculo vicioso entre miedo-tensión-dolor. A mayor miedo, mi cuerpo segrega hormonas de estrés que provocan que todo mi cuerpo esté en tensión y mis músculos más rígidos, aumentando así la sensación dolorosa, que a su vez hace que tenga más miedo.

Si quieres saber más sobre este método, el jueves habrá una charla. En la foto de abajo, puedes encontrar la información para inscribirte y si quieres más información sobre las sesiones individuales o grupales, no dudes en contactar conmigo.

WhatsApp Image 2018-06-27 at 18.16.57

 

 

 

 

 

Plan de Parto

Ya has pasado el primer trimestre de embarazo y aunque queda mucho para el nacimiento de tu bebé, en tu mente ya comienzan a rondar preguntas, dudas e incluso miedos sobre el día de su nacimiento. El Plan de Parto es una herramienta que puede ayudarte a tener un poco más de tranquilidad ese día.

Un Plan de Parto (o Plan de Nacimiento) es un documento donde ser recogen tus deseos, expectativas y preferencias sobre la asistencia que te gustaría tener en ese momento tan especial. Temas como el tipo de analgesia, la rotura de la bolsa amniótica, la administración de oxitocina, el contacto piel con piel con tu bebé, el tipo de lactancia…son reflejados en este documento.

Se trata, pues, de un recurso para que manifiestes de manera indivualizada tus deseos, tus miedos y las particularidades que quieres que se tengan en consideración. A través de él muestras tu conformidad o no con las distintas intervenciones y protocolos que se realizan en los hospitales. Para ello, es imprescindible estar bien informada y saber cómo trabajan los profesionales sanitarios que te atenderán.

Dar a luz es un proceso fisiológico, en el que intervienen multitud de factores. Y tú tienes el derecho a decidir libremente el tipo de atención y los procedimientos que deseas, pero sin olvidar que pueden suceder muchísimas cosas a lo largo de todo el proceso y los profesionales sanitarios tendrán en cuenta lo que has reflejado allí, siempre y cuando no haya una situación de urgencia.

El Plan de Parto es tu deseo y una buena vía de comunicación con el personal sanitario. Pero quizás las circunstancias impredecibles hagan que no pueda cumplirse enteramente. Y recuerda que tú puedes modificarlo o incluso revocarlo en cualquier momento.

Cada persona ha tenido experiencias diferentes a lo largo de su vida. No es lo mismo si es tu primer bebé o si ya has dado a luz anteriormente, si este fue un nacimiento rápido y sin complicaciones o no. Por eso cada una de nosotras tiene unas necesidades y unos deseos distintos. Para ti puede ser muy importante que no te canalicen una vía, porque tienes terror a las agujas, mientras que para otra mujer ese es un tema que no le preocupa.

Piensa que la elaboración del Plan de Parto te ofrece una preciosa oportunidad de reflexionar sobre qué clase de parto deseas y que nacimiento quieres darle a tu bebé. Un buen momento para comenzar a redactarlo es al inicio del tercer trimestre. Se trata de un periodo de sentimientos confusos, donde se mezclan las ganas de conocer al bebé con las de acabar la gestación. Acompañado de un aumento de las preocupaciones relativas al día del parto.

Si quieres más información no puedes perderte la charla/taller del día 10 de Julio en Albabia o contacta conmigo a nivel individual si te surgen dudas.

WhatsApp Image 2018-07-04 at 13.27.20

Cómo afecta el parto a la lactancia materna

El parto es un proceso fisiológico natural con el que las mujeres terminan su embarazo. Se trata nada menos de la llegada al mundo de una nueva vida.

No es un acto quirúrgico, sino un hecho trascendental en la vida de las familias que debería tratarse con todo el respeto y dignidad que se merece.

Lo ideal es que su inicio sea espontáneo, se desarrolle y termine sin complicaciones, culminando con el nacimiento y no implicando más intervención que el apoyo integral y respetuoso del mismo.

3467632119_d400447422_o-1024x683

En España, todavía hay muchos hospitales, donde el modelo más común de parto es el que se conoce como “parto medicalizado y dirigido” aunque poco a poco se van implementando otros modelos más respetuosos con la evolución natural del parto.

El parto medicalizado implica intervenciones y manipulaciones que pueden provocar efectos colaterales para la madre y el bebé y pueden entorpecer la lactancia materna.

Por ejemplo, la anestesia epidural, este tipo de anestesia implica  la necesidad de realizar otras intervenciones como son la administración de suero intravenoso para evitar que la tensión arterial de la madre baje demasiado. Está comprobado que las ingurgitaciones más importantes suelen suceder en mujeres que han recibido suero intravenoso o epidural en su parto, por la retención de líquidos.

La inmovilidad de la madre con epidural, hace que haya más partos instrumentados por bebés que no logran descender adecuadamente por el canal y mamás que no pueden realizar los pujos con la misma fuerza y energía que sino tuviesen la epidural. En los partos instrumentados suelen realizarse episiotomía, provocando que la mujer tenga más dolor y molestias al sentarse, que afectarán a la hora de dar de mamar.

Además los partos instrumentados pueden afectar nivel emocional, generalmente son procesos traumáticos tanto para la madre como para el bebé y  hace más difícil la creación del vínculo materno-filial. La confianza y la autoestima de la mujer pueden quedar dañados. Estas mujeres pueden tener la sensación de haber fallado, de no haber sido capaces de parir.

Uno de los efectos secundarios de la anestesia epidural, es la disminución o anulación de las contracciones uterinas del parto. Para contrarrestar esto se administra a la embarazada oxitocina intravenosa que puede provocar sufrimiento fetal o bebés más cansados, que nacen con menos instinto de succión. Retrasándose así la primera toma. 

La cesárea puede provocar dolor en la madre e impedir que pueda moverse libremente y amamantar con comodidad. La evidencia científica demuestra que la episiotomía sólo es necesaria en contadas ocasiones.

La cesárea en sí misma no retarda la subida de leche ni disminuye la capacidad para lactar. La causa del posible retraso, es debida a rutinas hospitalarias, como el mayor tiempo de separación madre-bebé o el menos número de tomas debido al dolor que sufre la madre. La recomendación sigue siendo poner al bebé al pecho durante la primera hora de vida, siempre que la situación clínica del bebé y de la madre sea estable.

Hay múltiples estudios que demuestran que el uso de antibióticos durante el parto puede alterar el equilibrio de la flora bacteriana y provoca un aumento de las mastitis.

Pero las intervenciones médicas no afectan sólo a la madre, también tienen sus efectos sobre el bebé. En el año 2006 un estudio demostró que el uso de anestesia epidural en el parto puede influir el la capacidad del recién nacido para mamar, pudiendo producir una succión caótica. Es más frecuente que los niños nacidos en partos con anestesia epidural tengan más problemas de agarre al pecho materno.

La oxitocina, acelera la frecuencia y la intensidad de las contracciones y puede provocar que el bebé nazca más estresado, cansado e irritable, con poca predisposición a mamar.

A modo de resumen podemos decir que cuanto más fisiológico sea el parto, y menos ayuda medicalizada haga falta, más fácil y satisfactoria será el inicio de la lactancia materna.

 

¿Quieres superar tu miedo al parto?

images-6

Es muy habitual que cuando estamos embarazadas y pensamos en cómo será el parto nos embarguen emociones de inquietud, preocupación, ansiedad o miedo. El nacimiento de nuestros hijos es una de las experiencias más importantes que viviremos. No sólo tu estilo de vida y tus quehaceres cambian, también hay una gran transformación interna. Durante los 9 meses de embarazo se gesta un bebé y también una madre.

 ¿De dónde viene el miedo al parto?. Tenemos que viajar a la antigüedad, ya en el Antiguo Testamento, en el Génesis se nos alecciona con la famosa y atemorizante frase de “parirás con dolor”. Volviendo al presente quién no ha sido víctima de amigas, conocidas o familiares que por un extraño motivo arden en deseos de contarte verdaderas historias de terror sobre partos. ¿De verdad creen que ayudan de algún modo narrando con todo lujo de detalles esas historias?.

Una cosa que siempre me sorprende es que las mujeres que tuvieron una experiencia totalmente positiva, con una vivencia bonita y un parto fácil, no suelen entrar en tanto detalle a la hora de narrarlo.

Así que es normal y lógico sentirse un poco inseguras al pensar en el momento de dar a luz. La mayor parte de la información que nos llega tiene connotaciones negativas. El problema radica cuando un miedo paralizante, desproporcionado, irracional o patológico se apodera de nosotras. Esto se llama locquiofobia.

Cada mujer es única y por tanto cada una de nosotras podemos sentir miedos diferentes ante la misma situación, pero los más típicos suelen ser: miedo al dolor, al sufrimiento, a perder el control de la situación, a la muerte, a lo desconocido, a no estar a la altura y a que surjan problemas.

Desde el coaching podemos trabajar los temores vinculados al parto y las expectativas que tienes. Así aumentarás la confianza en ti misma, fortaleciendo esos recursos internos o puntos fuertes que ya posees y recordando todas tus capacidades. Analizaremos también tus puntos débiles y las creencias que pueden condicionar negativamente este momento tan importante, los “no puedo/no sé/no me lo merezco”.

 Te invito a que te respondas a estas preguntas:

  • ¿Qué sientes cuando piensas en el día del parto?
  • ¿Qué te dices interiormente?
  • ¿Cómo te gustaría que fuese ese día?
  • ¿Tus expectativas son realistas?
  • ¿Qué es lo que más te preocupa?
  • ¿Cómo puedes ayudar a tu hijo a nacer?
  • ¿Qué opinas del lugar donde sucederá?
  • ¿Qué pasará si las cosas no salen como deseas?
  • ¿Qué información necesitas para poder sentirte más segura?
  • ¿Dónde puedes encontrarla?
error

¿Te gusta este blog? Sígueme y comparte el sitio :)