Autosabotaje

“No es valiente quien no tiene miedo, sino quien sabe conquistarlo”. Nelson Mandela

images-10

Hoy quería hablaros del miedo al fracaso. Hace unos días me propusieron participar en un proyecto maravilloso.

Se supone que debería estar feliz y con una motivación increíble para comenzar a plasmar todo lo soñado durante años. Pero, sorprendentemente no es así, hay una sombra en mi interior, se trata de una voz fastidiosa diciéndome que quizás no esté a la altura: “eres demasiado conformista”, “no entiendes de grandes proyectos y éste lo es”, “supone mucho trabajo y ya tienes muchas cosas que hacer”, “otras personas lo harían mejor que tú”… bueno, esto es un pequeñísimo resumen de mi dialogo interno.

Ese saboteador que cada uno de nosotros lleva en su interior. Cuando dejamos las cosas sin acabar y escuchas una y otra vez ese millón de excusas que te dices para no hacer aquello que te habías propuesto estás disfrazando tu miedo. Eso tan común llamado miedo al fracaso, miedo a no conseguirlo, a no ser capaz, a no tener éxito…

El miedo al fracaso te inmoviliza. Te envuelve de tal manera que evita que intentes hacerlo. Si no lo intentas, no te equivocarás… pero, claramente, tampoco lograrás el éxito. El fracaso es la prueba de que lo has intentado. Por tanto, hay que encontrar la valentía y el coraje suficiente para confrontar este tipo de miedo y ser capaz de esforzarse por lograr la meta propuesta. Hay que plantearse la vida como un juego, donde a veces se gana y otras se pierde, y es entonces cuando se aprende y en la próxima ronda estás más preparado.

El fracaso, por tanto, implica miedo y el resultado más directo por este miedo es “no atreverse a hacer”. Culturalmente, las mujeres tendemos más a culpabilizarnos por los pequeños problemas y los fracasos. Mientras los hombres lo atribuyen más una causa externa cuando algo falla. Esto es uno de los motivos que provoca que la depresión sea más habitual en mujeres.

Como dice un proverbio chino: El fracaso más grande es nunca haberlo intentado”. Así que intentémoslo.

Puedes preguntarte:

  • ¿Qué haría si supiese con total seguridad que no voy a fracasar?
  • ¿Por qué me merece la pena correr el riesgo?
  • ¿Cuáles son las razones por las estaría bien seguir adelante?
  • ¿Qué es lo peor que podría pasar si fracaso?

Todos sabemos que cuando algo es importante para nosotros encontramos la forma de conseguirlo. Dejémonos de excusas y plantémosle cara a nuestro miedo.

2 comentarios en “Autosabotaje”

  1. Que bien me viene este articulo para mañana ir a mi nuevo trabajo y motivarme en que puedo con eso y más. Me siento como el articulo. Que no voy a poder y que otras lo harían mejor que yo! Pero después de leer esto Yo soy la persona que puede hacerlo!
    Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.